Ventajas y desventajas de ser profesor en línea

Comencé a trabajar como profesora a distancia desde el año de 2011. En aquél año era un trabajo esporádico; con el paso de los meses obtuve más certificaciones y experiencia. Fui invitada a participar en cada vez más proyectos. En el año 2014 me decidí a dejar la docencia presencial y la búsqueda de otros trabajos para dedicarme por completo a la docencia en línea. Dos años después de esta decisión me planteo la posibilidad de regresar a las clases presenciales.

Esto me ha llevado a reflexionar sobre las ventajas y desventajas de ser profesor a distancia. Comparto mis conclusiones.

 

Ventajas y desventajas

Dinero

Aunque no lo crean, ser profesor en línea puede llegar a ser un trabajo bien remunerado; sin embargo, para conseguir un ingreso más o menos aceptable necesitas colaborar, por lo menos, en tres proyectos al mismo tiempo. Para esto, requieres de varios años de experiencia y certificaciones de varias dependencias.

La desventaja es que los pagos no son periódicos. La mayoría de las instancias liquidan tu participación en un proyecto 1 o 2 meses después de que concluyó. Así que, si quieres dedicarte a trabajar como profesor a distancia de manera exclusiva, es recomendable que seas muy administrado en tus finanzas.

 

Tiempo y espacio

La principal ventaja de ser docente en línea es que el horario de trabajo es abierto. En promedio, un proyecto de educación a distancia requiere de ti 20 horas a la semana (por cada 30 estudiantes activos). Esto te permite alternar entre un trabajo presencial y la docencia en línea. Entre los estudios de un posgrado y el trabajo. Entre la atención a la familia y el trabajo. Muchas de mis colegas son felices amas de casa y también profesionales de la educación a distancia.

El no depender de trabajar de un lugar físico también es una gran ventaja; mis mejores experiencias en este ámbito son que he podido viajar y trabajar al mismo tiempo. Como todo un nómada digital.

No obstante, algunos proyectos de educación a distancia sugieren o piden permanecer conectados en ciertas horas del día, debido a las necesidades de la población que se atiende. Además, algunos proyectos también solicitan ingresar a la plataforma, contestar mensajes y calificar tareas durante los fines de semana. Al final de un curso, lo más probable es que estés trabajando los fines de semana hasta altas horas de la noche.

 

Contratación (subcontratación)

La subcontratación no es un problema exclusivo de los profesores en línea. Desafortunadamente en México proliferan los empleos bajo el régimen de la subcontratación.

A los profesores de educación en línea nos contratan bajo el régimen de honorarios asimilados o como prestadores de servicios profesionales. Esto quiere decir que solo nos retienen el ISR o que nosotros debemos pagar el impuesto correspondiente. No contamos con algún tipo de prestación ni pertenecemos a la plantilla de trabajadores de la institución para la que prestamos servicio; por lo tanto, no generas antigüedad en la institución, es más, ni siquiera te otorgan una credencial de profesor ni una carta de recomendación para buscar otras opciones de trabajo.

¿Ventajas? Que puedes declinar a las invitaciones que no te convengan y no afecta en tu historial laboral.

 

Desarrollo profesional

Estamos acostumbrados a ver el crecimiento laboral como algo necesario. Empezar nuestra carrera profesional en un peldaño bajo del organigrama e ir subiendo de categoría poco a poco. Los profesores comienzan en las clases, después quieren una plaza o ser coordinadores y así van subiendo en la escala administrativa y obtienen más reconocimiento ($$$) por su trabajo. Bien. En la educación a distancia de México no contamos con estos escalafones. Eres profesor de una asignatura, te invitan a un proyecto, participas, se acaba el curso y punto. Si realizaste bien tu trabajo te invitan nuevamente, de lo contrario, tendrás que esperar más tiempo o adquirir más experiencia. A pesar de que tengas varios años colaborando para la misma institución, esto no asegura que te suban el salario, que te ofrezcan un puesto de coordinador o director de algo; puedes pasar 10 años siendo profesor a distancia de la misma asignatura y ganando el mismo sueldo (o menos, por los ajustes presupuestales y la devaluación).

Desde mi punto de vista, esto no implica una desventaja en sí misma. El docente en línea (así como en otros trabajos en línea) es responsable de su propio crecimiento. Él o ella elige en qué proyectos participar, cuánto quiere ganar al mes, qué tiempo emplea en su trabajo, qué estrategias implementará para tener más éxito en sus cursos. Esta dedicación es la que llevará al docente a distancia a un desarrollo profesional, a obtener prestigio en las instituciones por su desempeño y, más que ofertas, llegarán a él ideas creativas de cómo ejercer su profesión con mayores beneficios profesionales y personales.

 

Para finalizar

He compartido mis reflexiones sobre las cuestiones prácticas de ser profesor en línea; es solo un esbozo de cómo percibo mi profesión en el contexto laboral.

Como puedes ver, si quieres explorar el campo de la educación a distancia como profesor, necesitas, además de la vocación por la enseñanza, organización, administración y paciencia.

Con respecto a las satisfacciones personales que esta profesión ha dejado en mi vida (que no son pocas), hablaré en otra ocasión.

1 comment / Add your comment below

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.